Mi primer viaje en bicicleta

¿Querés hacer tu primer viaje en bici y no sabes por dónde empezar?

Como nos sucedió a nosotros en su momento y como le sucede a casi toda persona que comienza a planificar su primer viaje en bici, lo primero que aparece es un sinfín de preguntas, dudas e incertidumbres que a menudo nos llevan a tener que andar investigando horas y horas sobre cada uno de los temas específicos relacionados al mundo de la bicicleta y los viajes.

De allí que nos pareció práctico crear  una serie de notas que iremos publicando mediante las cuales intentaremos tratar los que son para nosotros algunos de los conceptos básicos para iniciarse en este bellísimo mundo.

Me gustaría pero…

Lo desconocido siempre asusta un poco y es muy posible que lo primero que pensemos es en todas las dificultades y trabas que se nos pueden presentar. Por eso creemos que lo primero que hay que aclarar en cuanto a este tema es que para realizar un viaje en bicicleta, ya sea de un día, un fin de semana o de varios meses, lo único que se necesita y es indispensable son las ganas de hacerlo. Todo lo demás es absolutamente posible y realizable.

Desde que viajamos en bici, nos hemos cruzado con cientos de viajeros, que uno a uno se han ido encargando de mostrarnos que no hay una forma correcta de viajar, sino que hay tantas formas como viajeros existen. Personas que viajan por un fin de semana y personas que llevan dos o tres décadas viajando por el mundo y les podemos asegurar que ambas llevan la misma sonrisa. Personas muy jóvenes y también gente mayor con una vitalidad envidiable. Mujeres solas y familias con hasta dos hijos. Atletas y personas que con muy poco entrenamiento lograron recorrer distancias impensadas.  Y la lista podría seguir, pero  lo importante es que en todos los casos nada fue un impedimento para que salgan a cumplir con sus deseos y esa es la única formula elemental para poder lograrlo.

Solo con pedalear los primeros kilómetros se puede entender de lo que hablamos; todas esas dudas, miedos e imposibles se van esfumando mágicamente y lo único que empieza importar es darle una vuelta más al pedal para disfrutar del paisaje. Eso no significa que no surjan inconvenientes u obstáculos que atravesar, pero estos simplemente se vuelven simples situaciones que una vez superadas nos hacen más fuertes, llevándonos a hacer cosas que jamás hubiéramos imaginado posibles.

Lo quiero hacer pero, ¿a dónde voy?

Una vez que tomamos la decisión sólo queda ponerse a trabajar, y elegir el destino suele ser una de las primeras tareas a resolver.  A nosotros, por lo menos, es una de las partes que más nos cuesta definir. Son tantos los destinos que queremos visitar que a menudo nos lleva un tiempo definir para dónde salir.

Lo principal a la hora de elegir un destino es analizar de cuánto tiempo disponemos, y acá lo más importante es priorizar la calidad y no la cantidad. Es muy común caer en la tentación de querer abarcar mucho y si caemos en este error ya saldremos con la presión de tener que llegar a cumplir el objetivo y estar corriendo tras él. Como explicamos anteriormente no existe la manera de viajar, sino que existe la manera en que cada uno quiera viajar, pero desde nuestra experiencia podemos decir que una de las cosas mas importantes es poder disfrutar de los viajes y no estar corriendo detrás de una meta o tener que llevar nuestro físico al extremo por alcanzar un objetivo. En los viajes tiene que haber tiempo para todo y es importante saber que nunca es lo mismo lo que imaginamos antes de partir que lo que nos vamos a encontrar en el terreno, con lo cual siempre es útil investigar sobre el destino, pero sabiendo que en el campo las cosas pueden cambiar y tendremos que adaptarnos a ellas.

Ya haremos un post especifico dedicado a la elección y planificación de rutas y destinos, pero a continuación enumeramos algunos de los puntos mas importantes sobre este tema:

  • Elegir un destino acorde con el tiempo disponible que tenemos es tan importante como elegir el nivel de dificultad y exigencia que esos caminos nos van a demandar.
  • Analizar si contamos con el equipo necesario para hacer confortable y seguro nuestro andar en esas rutas y geografías en la época del año en que vamos a realizar la travesía.
  • Hacer una mínima investigación y análisis sobre el camino a recorrer y qué grado de dificultad técnica y logística vamos a necesitar, como por ejemplo si dispondremos de agua potable, lugares de reaprovisionamiento, o dónde pasar la noche.

Estos son sólo algunos ejemplos de las cosas a tener en cuenta a la hora de la planificación y elección de destinos, rutas o travesías. Existe una gran cantidad de detalles que uno puede ir estudiando y que facilitarán las cosas en el terreno. Particularmente disfrutamos muchísimo esta etapa de los viajes que muchas veces nos permite comenzar a viajar con el solo hecho de abrir un mapa o prender el gps, pero en ningún caso tenemos que hacer esto a desgana ya que también se pueden realizar viajes acompañados de guías o prestadores de servicios que se ocupan íntegramente de estos temas que resultan aburridos para algunas personas.

¿Tengo todo lo necesario?

Aquí lo primero que hay que decir es que la respuesta a esta pregunta es un poco ambigua, ya que lo que comúnmente sucede hablando del equipo es que siempre tenemos todo lo que necesitamos, pero también siempre nos falta algo. Es decir, que tenemos que acostumbrarnos a la idea de que siempre nos va a faltar algo en nuestro equipo y aun cuando lleguemos a tener todo lo que alguna vez soñamos vamos a necesitar alguna cosita mas. Es algo que nos pasa a todos y que en ningún caso tiene que limitarnos a salir a hacer lo que nos gusta. Lo ideal es adaptar nuestros viajes al equipo con el que contamos y en base a las experiencias que vamos adquiriendo ir cambiando o mejorando el equipo a partir de esas vivencias.

Ya tendremos tiempo de hablar específicamente del equipo y quizás sea este uno de los temas donde más preguntas existan. Todos los elementos, desde la bici, la indumentaria hasta el mas pequeño accesorio de camping que llevemos tiene un sinfín de variedades, modelos y usos que hacen diferentes a unos de otros. Por eso mismo, lo ideal antes de entrar en gastos, es pensar en el uso que le vamos a dar y si ese gasto se justifica o no.

Está claro que la calidad del equipo con el que contemos nos va a permitir estar más seguros, confortables y a veces hasta será  lo que defina la posibilidad de pedalear en determinado destino o no.  Pero en ningún caso tenemos que dejar de pedalear por falta de equipo, sólo es cuestión de buscar destinos menos técnicos y de ir haciéndose del equipo que nos falta de a poco y en base a nuestras necesidades.

Ir de a poco…

Si hay algo que nos enseñaron los viajes es que es muy importante no apresurarse, que tenemos que ser conscientes de que cada vuelta de pedal nos está llevando un poco más lejos y que al final del día cada una de esas pedaleadas fueron las que nos permitieron llegar al objetivo.  De esta manera también pretendemos abordar la extensa cantidad de temas que engloban al mundo de los viajes en bici. La intención es ir poco a poco y  tocando en detalle cada uno de los temas en los que suele haber interrogantes. Desde la elección de la bici, los accesorios y el equipo, hasta temas de planificación y modalidades en cuanto a viajes…

Mientras tanto, toca tomar la decisión, ir a buscar los mapas y empezar a trabajar para alcanzar ese sueño al que solo una bici puede acercarnos…

Comments

Deja un comentario