Cómo mantener tu bici en buen estado

 

Así como se mantienen otras cosas en el hogar, la bicicleta merece estar bien cuidada y mantenida. No sólo por darle un aspecto prolijo, sino también para mejorar su andar y prolongar su vida útil. Los técnicos de Olmo Bikes te ofrecen estos tips:

Cuidar los frenos

Para que pasear en bicicleta siempre sea seguro, y sobre todo en el caso de los chicos, lo mejor es controlar que los frenos no estén agarrotados. Si los frenos se endurecen no permitirán la libertad de las ruedas y esto puede ocasionar un accidente. Los técnicos recomiendan dar vuelta la bici y pararla sobre el manillar para verificar que las ruedas se muevan con libertad.

Revisar la presión de las ruedas

¡Es súper importante! Cada marca y modelo de bicicleta tiene un nivel de aire en llantas recomendado. Se debe estar seguro de que las ruedas estén correctamente infladas. Así durarán más tiempo, al igual que las cubiertas; y a la vez, mejorará el andar.

Limpiarla

Para evitar que la bicicleta se oxide y desgaste con el tiempo, lo mejor es limpiarla cada tanto con agua tibia y jabón. Y para dejarla impecable y protegerla aún más, se puede rociar con una manguera de baja presión para eliminar el polvo que se acumula en todos los rincones de la bicicleta. Además, se le puede pasar un poco de cera para autos y así dejarla brillante y reluciente.

Lubricar la cadena

Cada vez que se pedalee a casa después de un paseo, los expertos en bicis recomiendan lubricar la cadena de la bicicleta. Esto ayudará a que siempre se mantenga como nueva y hará que tenga mejor rendimiento. Se aconseja poner un poco de aceite lubricante sobre la cadena y esparcirlo con un trapo para que todos sus dientes queden bien lubricados. Sugerimos utilizar lubricantes livianos (ej. teflonados), y no grasas pesadas (grafitadas, litio, etc). Estos lubricantes actúan también como repelente de la corrosión.

Verificar que los cambios funcionen bien

Si se tiene una bicicleta de montaña, el mantenimiento implica el cuidado de los cambios y sus cables, que son los que envían la orden a la cadena y los pedales para que cambien la forma de andar o la fuerza que hay que hacer, entre otras cosas. Cada vez que se sale de paseo, vale la pena asegurarse de que los cables no estén muy ajustados ni que la cadena haya quedado suelta.  También deberá revisarse el ajuste de descarriladores, frenos, cables, stem, pedales, manubrio y ruedas.

Evitar el poste pegado

Uno de los dolores de cabeza de todo mecánico es encontrarse con un poste de asiento pegado. Esto puede requerir de mucho tiempo, esfuerzo y además se corre el riesgo de dañar el poste o en casos extremos hasta el mismo cuadro. Para evitar un poste pegado los técnicos expertos de Olmo recomiendan: retirá el poste y limpialo muy bien con un trapo. De ser necesario podés usar un poco de agua con jabón y después secarlo muy bien con un trapo seco. De la misma manera limpiá el interior del tubo del asiento. Poné un poco de grasa en el interior del tubo del asiento. En el caso de las bicicletas plegables no es recomendable usar grasa. Basta con limpiar muy bien el interior del tubo y el poste del asiento. Finalmente ajustá el asiento a la altura adecuada.

Comments

Deja un comentario